03 abril 2008

El naranja, mecánico

Mi monitor de autoescuela los llamaba “indicadores de dirección”. Yo siempre le decía: “A ver, querido, ¿no es más rápido ordenarme que ponga el intermitente a que ponga el indicador de dirección?”. Pero si por él fuera, hoy cumpliría mi milbillonésima clase práctica y jamás me habría examinado. Catorce años después, yo los sigo llamando “intermitentes”...
Antes de que comenzara la pasada Semana Santa, el jefe provincial de tráfico, Francisco Jiménez, hizo hincapié en el uso de los intermitentes en los cambios de carril. Decía que había comprobado que hay vehículos que cambian caprichosamente de carril, sin poner el intermitente. Y ese proceder ocasiona accidentes. Hace cuatro o cinco años que vengo comentando lo mismo.
Ya los hay para ciclistas; e incluso orejeros para peatones. Pero me centro en los que llevan los vehículos motorizados. Antes no me encolerizaba en la carretera por culpa de los retuercevolantes. Ahora me enfurece comprobar que muchos conductores no tienen ni puta idea. Con el teléfono, el gepeese, el deuvedé, el emepetrés, la pantallita del 'ordenador de a bordo'... Se distraen, claro. Y lo último en lo que caen es en que hay que poner el intermitente. Y luego, no piden disculpas. Mano dura. Mucho más que la blanda de ahora.
Nota: jamás he sido multado al volante.
Yo siempre lo pongo (Foto: Alcázar)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Miiiiiiiiiii bien Luisma, ahi ahi, dando caña a los marditos conductores. Lo cierto y verdad es que mas del 50% conducen como el culo. Veo que no haces referencia a los importantisimos logros del PSOE en materia de reducción de accidentes de tráfico, como bien sabes el PP se rasco los huevos en este sentido.
Un saludo.

Antonio Pin Som

Javier Moñino dijo...

Y a ver si la gente va poniendo el intermitente cuando salga de las rotondas, porque casi nadie lo pone y los que se quieren incorporar tienen casi que adivinar por la trayectoria del coche si van a salir o si van a seguir circulando.

En fin.

Alcázar dijo...

Procuraré no convertir esta bitácora en un tablón de denuncia exclusivamente política para azuzar o alabar a los gobernantes. Pero sólo procuraré...
Ciertamente, Anto, las cifras pueden consultarse. Aunque los criterios por los que se considera a una persona accidentada víctima de accidente de tráfico merecen un estudio profundo. Muchas quedan excluidas.
Tengo la impresión de que el "temor" al carné por puntos duró una semana. Recuerdo el primer día: nadie pasaba de 80 km/h en la Ronda Oeste. A la semana, nadie bajaba de 100.