21 mayo 2008

Cabezadas en los toldos

En la década de los setenta, si los prototipos eran Alfredo Landa o José Luis López Vázquez, incluso en los iniciales ochenta, con Pajares y Esteso, hacia arriba se miraba para encontrar los ojos de todas aquellas turistas extranjeras del landismo. Ahora, si bien muchos crecen a lo ancho porque engullen bollería industrial, éstos y otros crecen a lo alto. Sin embargo, hay negociantes de a pie de calle que no parecen haberse dado cuenta.
Recoge la Ordenanza municipal sobre instalaciones de mesas y sillas en la vía pública que “se considerará incompatible la instalación de mesas y sillas en los casos que ello impida o dificulte el tránsito peatonal, o menoscabe el interés de edificios públicos o espacios públicos o de carácter histórico-artístico”.
-Y de los toldos, ¿nadie se acuerda?
A los toldos se les menciona en la Ordenanza de limpieza viaria: “La limpieza de escaparates, toldos o elementos similares de establecimientos comerciales, se realizará de forma que no ensucien la vía pública y siempre antes de las 10 horas”. Se ve que nadie se ha dado un cabezazo jamás con una de las barras o se ha despeinado con la tela colgante. Se ve que los toldos que zapaterías, tiendas de comestibles y algunos bares bajan a menos de 1.70 m. para evitar que el sol les coma, no les llegan a nadie a la cabeza...
Barrio de La flota (Foto: Alcázar)

No hay comentarios: