26 mayo 2008

Correos: ¿empresa "innovadora y moderna"?

Correos evoluciona tecnológicamente, o eso dice, pero el cartero que reparte la correspondencia en mi calle es una calamidad. Puede que esté descontento con la empresa. Puede que esté peleado con el mundo. O puede que Correos, en realidad, involuciona.
Estoy tecleando y me reaparece en la memoria un manual que yo estudiaría allá en segundo o tercero de EGB. Como ilustración, un cartero cuyo uniforme azul chorreaba porque estaba diluviando. Y en el texto se nos contaba que los carteros eran unos trabajadores incansables que se encontraban con adversidades como la lluvia o la nieve. Y gracias a su abnegación, las salvaban hasta cumplir con su labor y entregar la carta a su destinatario. Yo llegué a creérmelo...
Correos es ahora una sociedad anónima de capital público. En su página digital tiene el descoco y la insolencia de afirmar que “calidad, eficiencia e innovación son los tres objetivos básicos que persigue. [...] La calidad, la eficiencia y la innovación son las prioridades básicas para todas las áreas y todas las personas que conforman esta Sociedad Estatal”.
-Hombre, no dice que sea eficiente, sino que persigue serlo...
-También es verdad. Puede estar persiguiendo la calidad, eficiencia e innovación durante siglos. Y no alcanzarlas nunca.
A mí me llegan cartas que van dirigidas a vecinos de pisos y edificios cercanos. Algunas que son para mí no me llegan. Si se me ocurre echar un vistazo en el buzón de cartas devueltas, alguna encuentro que yo debía haber recibido. Hace unos meses hallé en la papelera de la entrada al edificio más de cien. Y eso que ahora se envían menos que antes gracias a que Internet ha reducido el flujo de la correspondencia postal...
Para presentar quejas o reclamaciones, en Correos hay sólo facilidades. Poco menos que te aseguran que van a espiar al cartero del que protestas. Sin embargo, al final, expediente archivado. El número de referencia de la queja te lo puedes meter por donde te quepa. O se lo puedes meter al cartero en su buzón de devoluciones...
Sigue habiendo buzones, sí (Foto: Alcázar)

4 comentarios:

sushi de anguila dijo...

Esto del correo en ESPAÑA, no lo arregla ni Miguel Strogoff reuscitado, don luis . Por cierto, tienes deberes....

http://horapensar.blogspot.com/2008/05/el-meme-de-mayo-inspirado-en-mi-partida.html


Un saludo...

Javier Moñino dijo...

Hace un mes pedí por intenet mi declaración de la renta... hoy he llamado a la Agencia Tributaria para preguntarles que qué coño pasa con mi declaración, que la mía es muy sencilla... y me dice el notas que hace tiempo que la mandaron que es cosa de Correos... así que... en esas seguimos... todavía no sé si soy pobre o si me podré permitir algún capricho en breve...

Os mantendré informados.

Luis Alcázar dijo...

Que no se te quede ni un céntimo sin desgravarte, sobre todo de lo relativo a tu vivienda futura. Quizás así te puedas permitir algún capricho.

Conch dijo...

Mi padre juega a mandarse cartas a sí mismo pa ver cuando tardan en llegarle.
Me consuela pensar que no pasa sólo en mi barrio, y es que nuestra cartera (femenino de cartero) siempre está de baja. Encima.