06 mayo 2008

¡Hay pivotes, oiga!

Acato mi propensión a magullarme los muslos con los salientes de las mesas. Incluso estoy dispuesto a consentir similar aporreo de perniles y espinillas con los pivotes callejeros si a cambio, quienes han de utilizar sillas de ruedas o medios parecidos hallan las aceras expeditas. Benditas contusiones si las personas que soportan discapacidades físicas no sufren incomodidades añadidas. Pero mi duda es la siguiente: ¿quién avisa a los ciegos y humanos de baja visión de la presencia de esos pivotes? ¿El lazarillo? Porque no todos los invidentes disponen del bastón electrónico.
La concejalía de Infraestructuras prevé colocar 1500 pivotes este año en los ocho distritos de la ciudad. Se sumarán a los 2800 que ya hay. El año pasado, el Ayuntamiento colocó 1300. Y en por lo menos veinte magullé mis jamones y señalé mis canillas. En las jardineras, de momento, no he maltratado las extremidades.
Ese furor pivotero pretende impedir que los vehículos aparquen sobre las aceras. Como anécdota de 5000 euros, contaba el periódico 20 minutos que en noviembre hubo que arrancar 100 pivotes para que pudiera celebrase una procesión.
Los automovilistas prefieren los de un metro de altura porque los retacos no se ven por el retrovisor y causan estropicios en los automóviles. Y yo opino que si ni un coche que se suba a la acera se quedara sin multa, yo luciría piernas sin cardenales gran parte del año.
Plaza Preciosa. Preciosa... de pivotes (Foto: Alcázar)

3 comentarios:

salvajuan fernandez dijo...

Lo próximo es el cambio de las paradas de bus. ¿Con qué finalidad?

Luis Alcázar dijo...

¿Te refieres a las marquesinas? Lo tengo como previsión. No tanto esto, sino el funcionamiento del servicio. Pero para poder expresar una opinión rigurosa necesito unas semanas.

sushi de anguila dijo...

Mir que me gustan poco los pilotes y abogo siempre por su tala indiscriminada a base de soplete, pero aquí, en Murcialand, hay un incivismo redomado con todo lo que atañe al tráfico rodado en sus diferentes vertientes...

Lo que ocurre con esa foto tuya qe pones es que provoca en mí el lagrimón más nostálgico, pues están justo frente a la puerta de lo que fue el legendario bar Glub-Glub, uno de los establecimientos más emblemáticos de la movida murciana a principios de los 80, de maravilloso recuerdo...