12 mayo 2008

Las alarmas antirrobo

Dolce far niente. Agradable ociosidad. Bendita tranquilidad, dichoso sosiego, bienaventurado gozo del silencio... hasta que chilla una alarma antirrobo.
-¿Pero no dijo Confucio que el silencio es un amigo que jamás traiciona?
-Sí. Lo que ocurre es que, como en su época no había alarmas, debió de referirse al silencio controlable.
Lo mismo me da la de un automóvil que la de un local comercial. Las de las viviendas, últimas en añadirse al grupo, aún no las he padecido.
La excelsa jodienda la provocan las que ululan los días festivos o de madrugada. De repente, jamás he sabido por qué (porque no siempre el chispazo lo causa un delincuente), al vecindario lo sobresalta el alboroto chillón de esas sirenas. No sé qué sensores de movimiento y vibración tendrán y a qué serán sensibles. Lo que sí sé es que del oído pasan a taladrar el cerebro. Y se me hacen más insoportables que las cuñas radiofónicas de Muebles Rey.
Yo llamo siempre a la Policía Local. A ver si por casualidad, algún agente se presenta con un sonómetro, levanta acta y se inicia de oficio alguna actuación administrativa... Si cada cual cumpliera con su cometido, al “alarmista” le deberían caer de 90 a 300 euros. Como mínimo. Porque con arreglo a la Ordenanza municipal sobre protección del medio ambiente contra la emisión de ruidos y vibraciones, es una infracción leve hacer sonar de modo injustificado cualquier sistema de aviso, alarma y señalización de emergencia. Pero claro, habrá más de uno que argumente: “Yo no he hecho sonar la alarma. La alarma ha empezado a sonar sola...”.
La Flota. Alarma al sol (Foto: Alcázar)

3 comentarios:

salvajuan fernandez dijo...

Error llamar a la policía local. Como dicen a este lado del Segura, "la máxima aspiración del tonto del pueblo es ser policía local".

sushi de anguila dijo...

Entre las ululantes alarmas y las motos de escape libre, lo llevamos claro...pa mí que Confucio era sordo, y por eso veía tanta placidez en las cosas. Totalmente de acuerdo con mi predecesor en la inutilidad de llamar a las fuerzas del orden locales, que últimamente parece que sólo sirven para cerrar los bares antes de las cuatro de la mañana con una puntualidad suiza...

Alboroque dijo...

Andá!!! Pero es que tenemos Cuerpo de policía en Murcia?

Pensaba que no...

Por suerte muchas de las alarmas de ahora son silenciosas... es decir, avisan directamente a la centralita sin perturbar al resto de los vecinos.
Que si no, menudo caos.

Las de los coches tampoco tiene desperdicio... PERO QUE COSA MÁS ABSURDA UNA ALARMA EN UN COCHE!!!

De todos modos, alarmas o no... si te quieren robar, aunque suene fuerte, te van a robar.