27 mayo 2008

Responsable, empresa anunciadora

La de “Prohibido distraer al conductor” siempre ha sido para mí la más entrañable. Supongo que los martirios que sufrieron los conductores en las excursiones escolares –y adolescentes; y adultas...- me remuerden la conciencia. Es lo que tiene tener escrúpulos. Pero la más extendida, creo, es la de “Prohibido fijar carteles. Responsable empresa anunciadora”. ¿Quién se inventaría el texto de esa prohibición?
Los publicistas algo sabrán de esto, se supone. Digo de lo de “empresa anunciadora”. "Anunciador” y “anunciante” tienen la misma definición para la RAE: “Que anuncia”. La Ley General de Publicidad acota el término “anunciante” a la Publicidad: “El anunciante es la persona natural o jurídica en cuyo interés se realiza la publicidad”. Entonces, ¿he de entender que si pego yo un cartel “en interés” de Peluquines Martínez, sepa o no el tal empresario que lo estoy haciendo, siempre es él el responsable? ¿Y si me siento solidario y empapelo la pared con carteles de la oenegé Salvemos los árboles de la Trapería? Si esa oenegé desconoce mi existencia, generosa y desprendida, ¿debe ser ella la responsable?
Y a todo esto, ¿quién es nadie para considerar responsable de antemano a alguien en una prohibición que, a poco que la reflexionas, gotea por todos lados? En última instancia, sobre la sanción administrativa recurrida habría de resolver un juez. Él sí que tiene la autoridad para declararme responsable.
En Murcia, a quienes coloquen o peguen “carteles, pancartas y otros similares” fuera de los espacios reservados para ello, la Ordenanza de limpieza viaria advierte de que “serán responsables [...] las personas físicas o jurídicas que promuevan o gestionen la actividad publicitaria y, en su defecto, aquellas en cuyo favor se haga la misma”. Total, que el primer responsable es el que anuncia al que se anuncia. Y, en su defecto, el que se anuncia. O no...
La empresa y oenegé mencionadas son ficticias... (Foto: Alcázar)

1 comentario:

Víctor Morata Cortado dijo...

Totalmente de acuerdo. Yo mismo he reflexionado sobre esto unas cuantas veces y llego a las mismas conclusiones. Un placer leerte.