03 junio 2008

Estrés en el hipermercado

Amor fino y buena mesa no quieren prisa. Y en la caja del supermercado, añado, yo tampoco. A gran prisa, gran vagar. Estas tiendas han evolucionado en todo menos en el estrés absurdo que le avivan al cliente en la caja. No me refiero ya al que tienes detrás, arrimándose con el carrito o respirándote en la nuca. Tampoco al que, delante, espera a que le hayan cobrado la mercancía para renegar de su compra y comunicarle al cajero que en verdad no necesita tal artículo. Ni siquiera al ciego eventual que supera el número de unidades de la caja rápida. O al olvidadizo que, en el instante del pago, recuerda que le falta la bandeja de tomates.
Aludo al propio cajero. O cajera, que hay más de éstas que de aquéllos. Has depositado las mercaderías en la cinta, te las pasan por el lector de códigos de barras y las van amontonando en el área en que descansan las bolsas de plástico. Ahí me ofusco. Por más que aplique mi serenidad vital. El cajero te atosiga con lo que le debes, en la cola te apremian con la mirada, se te agolpa la compra, intentas meter unas cuantas unidades en las bolsas pero en eso ya te están dando el cambio y tienes que soltarlo todo para agarrarlo y guardarlo en el monedero o meterlo apresuradamente en el bolsillo, reanudas el proceso de embolsado y empiezan a entorpecerte los productos del cliente que te sigue, y que te urge para pellizcar él alguna bolsa, que para colmo está tan adherida al montón que a veces sufres para desgajarla... Y no sigo porque me estoy estresando.
En Alcampo hay 'cajas autoservicio'. En Mercadona, no (Foto: Alcázar)

3 comentarios:

achopijo dijo...

Bien visto Alcázar... Yo, que soy un ansias en vena, lo paso horrible. Casi tan mal como pararme en un semáforo en rojo camino del Altet a coger un vuelo.

Además soy de los que trata de hacer grupetos de 'unidades', o sea, lo congelado con lo congelado y eso... y aún se pasa peor.

Anónimo dijo...

Que estress, de verdad ¡¡¡ Sobre todo en Mercadona, donde cuando el que tienes delante todavía no ha guardado sus cosas, empieza el cajero a pasar tu compra por la cinta y temes que se lleve algo tuyo.
Y encima si tiene cola lo entiendes, pero muchas veces lo hacen sin nadie detras...
Que mal rollo.

Luis Alcázar dijo...

Ja, ja, ja. Es cierto lo último. Y lo de Achopijo es como rizar el rizo. Yo lo meto todo en las bolsas al buen tuntún...