22 junio 2008

La panza de Miguel Bosé

¿Estará embarazado? Cualquiera sabe. El payo tiene 52 años y me sale, a veintitantos grados, con un tres cuartos negro de manga larga que cubre una camisa también azabache e igualmente hasta los puños. Lo miro y sin cerrar los ojos me lo imagino dentro de una década, de gira (girando, como ahora se dice) con la décima derivación de su “Papito tour”. No lo saco en ninguna foto, no vaya a ser que como beneficiario del canon socialista y demás captaciones me reclame algún céntimo por medio de la SGAE o similar.
Mi día onomástico iba a ser de entrega absoluta a 7RM hasta que Amparo, antigua compañera pero joven amiga, me propone pisar el albero de la plaza de toros de La Condomina.
-¿Te gusta Miguel Bosé?
-No.
Pues el cincuentón llena el recinto. Y el escenario. Y los espectadores se menean. Le palmotean y vocean cualquier contoneo de culete, que siempre hace de espaldas, porque si balancea las caderas de frente al público, la fuerza centrífuga de la barriga giratoria lo puede mandar al río... Porque no hay prenda fuliginosa que disimule su mondongo. Perdonad que insista, pero es que es la comidilla. Me encuentro con uno de los muchos futbolistas ofendidos por Samper y me dice:
-¿Has visto qué panza tiene el tío?
-¿Que si la he visto? Ya ves. Y rodeado de tres músicos a torso descubierto, el bandullo “canta” más...
Porque le acompañan dos guitarristas y un bajo de esos que se marcan cada solo que piensas: “Estos tíos son jevis frustrados, a mí que no me jodan”. Extraordinarios.
Por lo demás, nadie podrá recriminarle nada. Si currelar es cantar, Bosé canta. Y canta. Y se va. Y vuelve. Y se va. Y vuelve. Y hay gente que se va antes que él. Y cuando ya nadie pide nada, él canta aludiendo a una “petición popular” que sólo ha oído él. Y Miguel Luchino González Borlani, que así se llama, se despide por fin cantando: “Me agarraaaa muy suavementeee / me atrapa en un tris traaaas / no tiene moral y es difícil de saciar / le gusta, y todo lo daaaa”.
Para hombres y mujeres (Foto: Alcázar)

1 comentario:

Conch dijo...

Jajaja!

Qué de sudar y sudar se metió el tío! Y qué panza le salía desde el esternón! Y qué divazo, cómo le perdía esa mano! Y el sobe a los guitarristas?

La verdad es que yo bailé un huevo, sobre todo al principio, antes de que empezara a ahogarse y a hacer descansos… si es que este hombre debería de cuidarse… a su edad… y en su estado…

(la palabra de verificacion es ccrak, jaja!)