05 junio 2008

¡Me han multado en Vizcaya!

Puede que no sea un dechado de virtudes, pero la de la conducción ejemplar siempre la he lucido. Ni una multa, ni un ademán de propuesta de sanción. Hasta que la otra mañana se presenta el cartero en mi casa y me informa de que recibo una carta certificada del Ayuntamiento de Leioa. “Ya se ha equivocado otra vez el tío éste”, pienso.
-¿Leioa? ¿Dónde está eso?
-Ni idea.
-Me suena al Norte.
-Será.
Firmo la cosa, abro el sobre, extraigo el papel y observo que es una notificación de denuncia. 80 euros. Mi infracción, “haber estacionado en paso peatones”. La tarde del 4 de marzo. Y me la mandan a casa porque “el conductor estaba ausente del lugar”.
En Wikipedia encuentro que Leioa es la Lejona de toda la vida, pero en vascuence o euskera. Cuánta gilipollez idiomática. Está en Vizcaya. Yo, difícilmente pude estar presente en Lejona el 4 de marzo porque trabajé en Murcia esa tarde. Y mi automóvil, si no ha ido más allá de la mitad de España, sólo Iker Jiménez me podrá explicar cómo apareció aparcado en un paso de cebra allí.
Este tipo de error administrativo me embravece. Me encrespa. Porque me hace perder un tiempo que es mío y no del Ayuntamiento de una ciudad que no he pisado en mi vida. Jamás he estado en el País Vasco. Si no he estado y ya me multan, ¿cómo quieren que lo incluya entre mis objetivos turísticos?...
La templanza es un gran capital, opinaba Marco Tulio Cicerón. Y yo le hago caso, aunque su final, con las manos mutiladas y atadas al cuello, no me atraiga demasiado...
Recopilación de documentación, llamadas telefónicas... Al cabo de unos días, una tal Nekane me llama, me pide que me olvide de todo, que ha habido un error material en un número de la matrícula, que ella se encarga de destruir el expediente. Veremos.
-Vale. Gracias. Si visito Lejona alguna vez, le aseguro que no me multarán por aparcar en un paso de peatones.
-Leioa.
Lejona. Ayuntamiento (Foto: Wikimedia Commons)

5 comentarios:

Conch dijo...

Jajaja, estas cosas te tenían que pasar a ti, Aloxi (o prefieres Koldo?).
A ver que dice Maren cuando lea este post, que seguro que le ha gustado tanto como a mí.
Un beso de Sorkunde.

achopijo dijo...

Acho, Luis, yo ya no dormiría tranquilo... Eso es que los nazis esos de allí te tienen fichao el carro pa montarte un quintal de gomadós y matraca en cuanto puedan...

Ufff, el río sonando, Luis, el río sonando...

Luis Alcázar dijo...

¡Ya m'an fichao, cagüenellos! Soy un desgraciao.
Salgo de unas placas (médicas) y me meto en otras (matrículas)...

Javier Moñino dijo...

Ya te imagino diciéndole a la chica... "si es que yo nunca he estado en Lejona... (marcando la jota)...

Juer... desde luego, algo huele chungo en la historia... esos no te han quitado la multa, ya verás... lo próximo es un aviso de embargo...

sushi de anguila dijo...

Tienes razón Sorkunde, me ha encantado este post mezcla entre 'El proceso' de Kafka y cualquiera de las historias de nacionalistas de Jon Juaristi...Mi solidaridad con Alcázar, que si ya la burocracia es peor que la presa de las Tres Gargantas para una migración de los salmones, si encima te dan tantísimo la tabarra y te acojonan por no hacer nada de nada....

Fdo: Maren

P.D: Por cierto, menudo cambio en el blog...tus lectores ya somos como Pedrosa...azules....