11 junio 2008

¿Son indispensables los lagos artificiales?

Paso cerca de un lago artificial y lo primero que me sobreviene a la mente es Chiquito de la Calzada cantando (?) eso de: “Lago neegro, lago blanncoo”... Algún asociacionista podrá tener una rápida explicación. Acto seguido, mi mente se retrotrae a la primera vez que vi el lago que había al final del jardín del Malecón, aquél en que moraban unas cuantas tortugas con caparazón del tamaño de medio melón. Era yo zagal y recuerdo que pensé: “Esto está un poco guarro, ¿no?”.
Con los años han crecido aquel zagal y el número de lagos construidos por el Ayuntamiento. Pero mi impresión y opinión siguen siendo las mismas: esos estanques me parecen guarros y creo que son elementos prescindibles. Ya me los pueden presentar de la manera más hábil y persuasiva. Ya puede cantarme sus excelencias Pilar Rubio...: los lagos artificiales son un caldo de cultivo innecesario para la enfermedad, proliferación de insectos y malos olores. Ni drenaje, ni gaitas. He vivido durante años entre dos grandes lagos fabricados y por mi ventana he visto planear mosquitos gigantes e insectos que podrían ser el paradigma de la mutagénesis. Por no hablar de las ratas de tamaño XXL. Ahora tengo cerca el estanque del jardín de Fofó. La imagen que ilustra este posteo me ahorra unas cuantas líneas más...
El estanque "dorado" del jardín de Fofó (Foto: Alcázar)

4 comentarios:

sushi de anguila dijo...

Y pensar que, en tiempos, correteaban por esos andurriales primorosos los pavos reales...(toma pareado digno de Juan Ramón...)...Hoy se los comerían a dentelladas las ratas o algún mangui muerto de hambre....

Aún recuerdo yo de muy crío cuando el lago del Jardín Chino era hasta cristalino, y cómo nos gustaba a los nenes con babi ver los patos del jardín de Floridablanca, y echarles trozos de barra de pan...o coger renacuajos en los charcos cuando llovía.... Una Murcia que ya no existe ni nunca volverá, de escasos parques y jardines, pero impecablemente cuidados entonces en lo que a sus zonas lacustres se refería...

Conch dijo...

Jajaja, pero qué asquito. Menuda foto… ay.

La verdad es que son algo absurdos, porque belleza no proporcionan precisamente.

Oye,¿os acordáis del que había en San Esteban, que no estaba vallado y había unas losacas enormes cuadradas sobre las que los niños valientes saltaban de una a otra?… sin caerse al agua además! Madre mía, pa habernos matao!

Con lo histéricas que son las mamis ahora con los gérmenes, no sé como no los prohíben, bueno, los vallan, que ya es algo.

Dios me libre de cruzarme con una de esas ratas de las que hablas.

Luis Alcázar dijo...

¡Es verdad! Recuerdo el de San Esteban. Parecía una piscina infantil, una pequeña balsa de musgo... Del que tengo vaguísimos recuerdos es del que había en el jardín Chino. Y el que jamás vi fue el de Floridablanca. Ahora bien, los del jardín del Salitre y La Pólvora me los conozco palmo a palmo.

supersalvajuan dijo...

Para multiplicar el número de insectos en Murcia, sí.