28 julio 2008

La confundida clase noble de Campoamor


En Campoamor veranea gente que vive de puta madre durante el invierno, fundamentalmente en Murcia y Madrid. También hay gente modesta. Cada vez más. Pero me centro en la primera.
Abrazo la opinión de Benavente de que la única aristocracia posible y respetable es la de las personas decentes. Sin embargo, acaso debido a alguna ceniza elitista hay gente que piensa que en Campoamor sigue viviendo de puta madre durante el verano. Gente que, por sentirse de no sé qué aristocracia (por tener pasta o compartir calles, supermercado y farmacia con quienes la tienen), cree que la Dehesa sigue siendo una urbanización privada. Gente que fuera de sus chalés, esos sí, de puta madre, cree que existe una localidad de primorosos servicios.
En esa villa descuidada por el ayuntamiento de Orihuela (del PP), una migaja de lo que hablo la encontramos en la playa del Barranco rubio. Hasta hace menos de una década, la arena se parcelaba en trozos privados por los que había que pagar un alquiler. En esos rectángulos, los arrendatarios clavaban sus toldos para el verano. “Familia de...”, se podía leer en muchos de ellos. Y en las barras de hierro que conformaban la estructura del toldo, las familias encadenaban las sillas de playa para no cargarlas hasta sus domicilios.
Como esto de portear sillas debe de suponerles una deshonra y un martirio físico a aquellos veraneantes, y puesto que por resolución judicial se suprimió la práctica de los toldos privados, ahora las encadenan al muro de contención, donde se termina la arena. Y así, la “aristocracia” cree que sigue viviendo como la aristocracia que no es.
Playa pequeña. La flor y nata de las sillas de playa (Foto: Alcázar)

4 comentarios:

sushi de anguila dijo...

Cada vez me parece más apasionante tu serial sobre el día a día campamorero....ni las crónicas de Narnia....Buen uppercut a las ínfulas de muchos que aún no han asumido la realidad actual de todas las playas españolas en general, y de Campod'amore en particular...

Luis Alcázar dijo...

Calculo que al menos para las próximas cuatro semanas hay buen material para seguir "cebándome" con esta playa...

sushi de anguila dijo...

Goooood!!! Seguiremos a la escucha...

Conch dijo...

En la Torre había toldos también y eso que en los 80 era considerada la playa de todos los fontaneros y albañiles de la Vega Baja… En los 90 pasamos a ser todo lo contrario: la Torre de la Horadada y con la playa de los Jesuitas como centro neurálgico, estaba llena de pijos, decían… ¿sería porque venían los de Campoamor cuando allí no había por donde salir? (No offence).
Sea lo que sea, en la Torre ca’ uno carga con su sillica y yo, encantada con esta mezcla de clases y esta constante migración de una localidad a otra.
Aunque a ti por la Torre creo que no te he visto nunca…