11 agosto 2008

El campanario de Torre Pacheco

Hace unos días estuve en Torre Pacheco, callejeando, pendoneando por mejor decir. En ese zanganeo, a mi amigo Juanan Camacho y a mí nos guió uno de los sumos degustadores de pulpo de esta Región: Alfonso Liaño (Alfon, actualiza el blog, hombre). Menos mal que el octópodo de Casa Julio lo caté después de toparme con la que será la torre de la iglesia parroquial. Si lo hubiera engullido antes, puede que se me hubiera indigestado...
La iglesia actual sucedió hace tres décadas a otra que hubo que demoler, la cual tenía más de tres siglos de antigüedad. Aquel edificio tuvo una torre que fue un símbolo identificador del municipio. La Dirección General de Bellas Artes no otorgó la declaración de monumento histórico artístico a la iglesia y a la torre y ambas fueron demolidas en 1971.
Desde un punto de vista estético, la iglesia me parece fea, un pegote supuestamente innovador y demasiado vanguardista para quienes creemos que las iglesias deben ser sencillos lugares de culto. Y la torre, de la que se colocó la primera piedra hace casi tres años (7 de Octubre de 2005), como poco me parece un dispendio. Más de 110 millones de pesetas, que al final serán más, claro. Ésta sí que probablemente quede preciosa cuando algún día sea terminada, pero tiendo yo a entender que los vecinos deberían gastarse el dinero en otras cosas. Aunque luego se da uno una vuelta por el término municipal y piensa: “Si es que aquí tiene todo el mundo las necesidades sobradamente cubiertas. Qué más dará gastarse ese pastón en una torre, si luego es el orgullo del pueblo"...
Tendrá 35 metros de altura. La de la catedral de Murcia tiene 95, con la veleta (Foto: Alcázar)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Cómo han permitido los murcianos que esos 95 metros de la torre de la catedral, hasta ahora máxima altura de la ciudad, sean sobrepasados por edificios, sin gracia, de oficinas?
¿Nadie ha podido aconsejar que la altura máxima en edificaciones de nueva planta esté por debajo de ese tope? Lamentable record batido; le duele a la vista y el buen gusto se resiente.
¿Y esas esculturas "partout", copias algunas y feísimas otras?
En fin...

Conch dijo...

Eso que dice anónimo es cierto? Creía que estaba prohibido.

En Budapest, los dos edificios más altos de la ciudad, la Basílica de San Esteban y el Parlamento, miden 96 metros... Ayer mismo pude comprobar que es cierto.

Besicos.