02 agosto 2008

El sedante mar



Si para Sigmund Freud contemplar las flores resultaba sedante porque no despiertan emociones ni conflictos, a mí es el mar quien me alivia. Como escribió Alfonso Karr, aquel satírico romántico francés, el mar sólo tiene un defecto, y es que, cuando se le conoce, no se puede pasar ya sin él. Hay mañanas en que pierdo la noción del tiempo contemplando lo que en este vídeo sólo he atrapado en poco más de medio minuto.
Cala mediterránea en La Regia, Orihuela (Vídeo: Alcázar)

No hay comentarios: