13 agosto 2008

La plaga de las gaviotas

Las gaviotas han invadido Campoamor. Desconozco si ocurrirá lo mismo en playas colindantes. Aún no alcanzan la envergadura de las que dominan La Coruña, pero camino llevan de convertirse en el mismo incordio que en la ciudad gallega.
Hasta hace poco se divisaba algún ejemplar allá, al fondo, maniobrando en las corrientes de aire, exhibiendo su maestría en el vuelo al tiempo que ejecutaba picados de pesca acuática. Ahora, sin que nadie parezca preocupado, decenas de especímenes de gaviota argéntea, con permiso de los ornitólogos, han irrumpido en el interior, y en la arena sólo les falta colocarse gafas de sol.
Su engreimiento me recuerda al de las palomas urbanas. Las he visto llevarse al pico cualquier cosa. No me gustan. No me gusta el cariz que está tomando esto...
El nuevo y asqueroso inquilino de la playa del Barranco Rubio (Foto: Alcázar)

No hay comentarios: