22 agosto 2008

Los tractores 'remuevearena'

Bastan pocos minutos de contemplación para concluir que la concurrencia playera guarrea la arena. Es entendible, pues, que haya que tamizarla (la arena, digo, aunque a la muchedumbre sería ideal), oxigenarla, limpiarla, extraerle los residuos sólidos y explanarla. Y aun así, dudo de que el trabajo que los operarios realizan cada madrugada sirva para mucho.
Si uno tiene la buena suerte terrena de dormir frente al mar, el sonido undívago que le puede ahorrar la dormidina o la valeriana se suspende repentinamente por culpa del de un tractor de campo. De la poesía a la rudeza.
Ahora, dormir en la arena o acudir a ella a meterse mano es más arriesgado que hacerlo en casa del ligue con sus padres fuera... No te puedes despistar en ninguno de los dos sitios porque puedes salir en una bolsa de plástico con cremallera.
El cribado y la aireación de las partículas facilitan la acción funguicida de los rayos solares y, por ende, la purificación de la arena por medios naturales. Eso dicen los que saben de esto. Yo sólo sé que comprar o alquilar una casa en primera línea y que luego te joda el invento un tractor es para, como mínimo, maldecir al que, en lugar de a las diez de la noche, por ejemplo, establece las 4.30 de la mañana como hora de encendido del motor.
Amanece y allí sigue, dándose paseos... Playa de la Glea. Campoamor (Foto: Alcázar)

No hay comentarios: