04 agosto 2008

Socorristas benditamente diligentes

Su alto grado y concepto de la responsabilidad me tienen prendado. No paran de advertir a los bañistas de posibles peligros. Lo vigilan todo. Como si compitieran por ofrecer al final del verano los mejores datos a sus compañeros de otros puestos. Y ello, con las largas sesiones horarias que se pegan, con el estrés que debe de suponer pretender controlarlo todo, con la solanera que les cae y con las cuatro perras que les pagan. Los servicios de salvamento y socorrismo que presta Cruz Roja en las dos playas de Campoamor me reconcilian con la marchita creencia de que hay gente joven dispuesta a ayudar a los demás a cambio de casi nada...

No se les escapa una, gracias a Dios. Final de la playa de la Glea (Foto: Alcázar)

3 comentarios:

Conch dijo...

Los de la Torre este año son todos monísimos, y cómo curran los pobres, que además con las escaleras...
Hay una morena que pasa todos los días a las 15:30 por delante de mi casa que tiene prendados a mi padre y hermano.
Luis, no te he visto este finde.
Besicos pa ti y pa mi Sushi.

Luis Alcázar dijo...

Hola, Conchi. He estado en Mojácar, emplazamiento del que habrá un posteo próximamente. Porque se lo merece.
Mañana mismo me presento a las 15:30 en tu casa...

Conch dijo...

Jo, por un momento me he ilusionao, qué tontorrona :o)
Le haré una foto y os la paso.