24 septiembre 2008

Alfonso XIII y los monopatines

El 9 de noviembre de 1923 era inaugurado en Cartagena el monumento erigido en honor a los héroes de Santiago de Cuba y Cavite. Ese día todos desconocían qué era un monopatín. Hoy, esa plaza, ese entorno, conservan el aspecto que recogen las fotografías de la época. Pero una señal desfigura. No se prohíbe nada más que los monopatines. El Ayuntamiento te sanciona con 60 euros por hacer skateboard.
-Mira esa señal. Nunca vi una señal como esa –dice Ana, la ferrolana.
-Yo tampoco.
No llega a ser tan chocante como la del carnero sobre ruedas, pero en la zona desafina. En Valencia, por ejemplo, la Ordenanza Municipal de Circulación prohíbe circular con patines, patinetes o monopatines por las aceras. A mí, Quique Martínez-Useros me contagió hace siglos la fiebre por el monopatín. Las lesiones en los tobillos me llevaron a “desatornillar las ruedas” y a “colgar las botas”. Pero ayer, observando la señal, volví a sentir las mismas ganas por patinar que cuando nos veíamos en el jardín Chino de Murcia.
Precioso el entorno, precioso el Teatro romano (foto: Luis Alcázar)

No hay comentarios: