02 septiembre 2008

Cebos vivos

Las hay, tengo entendido, en algún puerto y gasolinera murcianos, pero la de la imagen es la primera que veo. Está en Mojácar (Almería), y es una máquina expendedora automática de cebos vivos. Gusanos de rosca, americanos, norte, titas de tres tamaños, lombrices... Ahí están, encarcelados y confinados en cajitas, sin que yo haya oído toser a los que se proyectan como ecologistas. Porque algo tendrán que decir de esto, digo yo. Se impone uno de sus comunicados, hombre ya...
Yo tenía reservadas esas máquinas para el tabaco que no fumo, para los refrescos, para las chocolatinas y para los condones. Mas saber que en el interior de una de ellas hay seres vivos me deja el cuerpo extraño. ¿Qué será lo siguiente? ¿Una máquina expendedora de mascotas? Ya me imagino a los hámsteres, jilgueros, perritos y gatitos expuestos en miniceldas con suministro automático del alimento diario...
Lastimica de gusanos. Desde luego, donde esté la masilla que hacía mi abuelo...
Desconozco los precios. Paseo del Mediterráneo (Foto: Alcázar)

5 comentarios:

sushi de anguila dijo...

La de veces que he visto esa máquina mojaquera este verano.... mola, don Luis, que cambie usted su ruta campamorera-aledaños por un viajecico por tierras almerienses. Le aseguro, sin dudar de la calidad de las elaboraciones familiares, que con esos invertebrados se pesca muchísimo más (y mejores peces) que con la masilla....un abrazo...

Conch dijo...

Jajajajaja... (por la broma de la boa)

Anónimo dijo...

En San Pedro, cerca de la disco Zen, a la que tanto le gusta ir a Tina (jeje) tienes otra máquina exactamente igual que esa.

Sobre los 5 € están las cajas.

Johnny Rep dijo...

Cuando vi una de esas máquinas, en el cruce hacia La Azohía, pasado El Alamillo, tuve una sensación parecida. Cierto que los gusanos de la caja 6 difícilmente montarían un ballet conceptual de vanguardia o el de la 12 alcanzaría a desarrollar teorías individualistas cercanas a Nietzsche, pero pensar que ahí dentro había seres vivos me produjo durante un minuto una sensación... inquietante.

PD. Como ves, Luis, a veces me asomo a tu buhardilla. Me gusta.

Salud

Luis Alcázar dijo...

Salud, Johnny, y gracias. Anónimo, si se colocan estas máquinas cerca de las discotecas... Peligro. Bien por confusión, bien por desoficio, estos invertebrados pueden acabar en cualquier sitio menos en un anzuelo...