16 septiembre 2008

El último paparajote del año

Doce días ha permanecido la Virgen de la Fuensanta en la catedral. Temprano regresa a su santuario en Algezares, en romería, en el acto más multitudinario de la Feria de septiembre. Se acaban estas fiestas que, para variar, yo sólo he podido disfrutar de noche, desde las diez y media. Mejor, qué caramba. Las he degustado sobre todo en el Malecón. Con la media luna luminosa allá arriba. Rodeado de buena gente. Cenando lo de aquí. Consciente de que hasta primavera no latirá en Murcia un ambiente parecido. Entonces, de nuevo me apetecerá saborear un paparajote. Y un buñuelo.
En Semana Santa, más. Malecón. Tenderete de paparajotes y buñuelos (foto: Alcázar) 

2 comentarios:

Javier Moñino dijo...

No sé qué pensáis pero creo que el traslado de los Moros y Cristianos al Malecón fue un acierto. Le ha dado un ambiente a los Huertos del qué caercía y ha acercado la fiesta de Moros y Cristianos a los murcianos.

Ambiente guapo, agobios los justos (hay que elegir bien los días), comida buena y barata, tus copicas, la música, tu gente...

Ya estoy esperando a la Feria 2009.

Brian dijo...

Hombre, Navidad tiene lo suyo, pero tranquilo que animaré al gran sushi para que prepare algún ágape o bulería para ir entrando en calor...