25 septiembre 2008

Por favor, que alguien cubra a este Mercurio...

Otro que desentona. Por más que lo mire con ojos de transigencia. El Mercurio, de Antonio Campillo. Una obra que el escultor murciano concibió en 1966 para la Feria Internacional de la Conserva y Alimentación. Lleva desde el 27 de febrero de 2007 en la plaza de San Bartolomé, como un pegote postizo, próxima a la sede de la Cámara de Comercio. Durante treinta años había permanecido en el interior de la Cámara, y de ahí no debía haber salido.
Cada vez que paso por la zona, más me reafirmo en mi desagrado con la colocación de ese Mercurio en el entorno de una parroquia que se comenzó a construir en 1767 y que se terminó en 1883. No sé qué pensarán los cofrades del Santo Sepulcro y Servitas de Nuestra Señora de las Angustias, que por allí se reúnen. Y no sé qué pensaría el Conde de Floridablanca, que fue en esa iglesia bautizado.
Nada. Que no. Que no pega. Que todos sabemos que en la mitología romana, Mercurio es un dios del comercio, y que por eso se planta la escultura junto a la sede de la Cámara de Comercio. Pero igual que no se descubre una escultura militar en el entorno de la iglesia de San Lorenzo con la justificación de que al lado estaba la sede del Gobierno militar (por decir algo), no es necesario que la Corporación cameral “vomite” a la plaza de San Bartolomé lo que tendría que seguir tragándose en su edificio.
No luce el pétaso, pero sí alas en la cabeza. Tampoco sandalias aladas (foto: Alcázar)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado Luis,

Para mercurio el de Giambologna del Museo del Bargello de Florencia y no éste.

Mi primer contacto con esa obra fue en la antigua calle Correos, floristería de Fernando, ahora fernando hijo, y su logo de interflora. Mítico.

Este que nos presentas, para mí es un tío desnudo que con las alas en la cabeza ya lo convertimos en mercurio. Nos conformamos con poco.

Te invito a que tomes el coche, carretera de Alicante hacia arriba. Encontrarás una rotonda y allí nos opines sobre qué cojones significa ese montón de metal, porque yo hasta el día de hoy no le he encontrado parecido con nada.

Un saludo,
Pablo Gasol

Luis Alcázar dijo...

Saludos, Pablo. Probablemente te refieras al montón de metal que ya fue protagonista del siguiente posteo: http://luisalcazar.blogspot.com/2008/06/qu-artistas-pijo.html

Anónimo dijo...

Ese mismo. juas!