23 octubre 2008

El nubarrón de la crisis

Se hacen informes, estudios y análisis de todo. Algunos tan sospechosamente minuciosos y disciplinados que dan que pensar...
El domingo por la noche me planté en el Mc Donald's del ZIG ZAG para regalarme mi dosis mensual de colesterol. Allí ya he comprobado que según pasan los meses, la cola del mostrador adelgaza. A la misma hora. Entonces, mientras me decido por una u otra hamburguesa, tiendo a concluir de manera automática: "Hay menos gente por culpa del nubarrón de la crisis".
Hoy he encontrado un estudio que sostiene que los restaurantes "con ofertas de precio más ajustado, como los de servicio rápido, verán cómo entran en sus establecimientos clientes que antes tenían una mayor frecuencia de visita en los restaurantes de nivel medio". Vamos, que en lugar de por culpa de la crisis, al mirar la cuenta de resultados de los restaurantes de comida rápida se debería sellar con un por gracia de la crisis. Eso vaticinaba hace varios meses, cuando yo aún no me había percatado de ningún descenso de efectivos en la cola. Vaticinaba justo lo contrario que mi experiencia mensual está constatando. ¿Qué ocurre? ¿Es la crisis o lo que sucede realmente es que el ZIG ZAG está perdiendo clientes en beneficio de otros centros de ocio? No tengo ni idea.
Terraza que también desmejora de mes en mes (foto: Alcázar)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

ZigZag = 4 tiendas mal contadas
Thader y NC = ZigZag con muchísimas tiendas más
Lógica aplastante

Anónimo dijo...

Estoy deacuerdo con el anónimo, ha habido una tendencia a ir vaciando este centro de ocio en beneficio de los otros dos.El Thader está mucho mejor y más animado.Pero así empezó el Zig-Zag.
Además, estoy contigo Luis, en que la crisis lleva a algunos a beneficiarse, como son este tipo de establecimientos.Yo misma miro ahora mucho "la pela" y estoy menos dispuesta a gastarme 30 euros de una sóla vez.Por eso hace ya mucho que no voy al Gallo Blues, a Pura Cepa u otros lugares exquisitos a mi paladar pero que limpian mi bolsillo.
Es más, el último día que fuí a cena en plan tapas, no di ni un euro de propina, con lo cara que está la vida¡¡
Te lo dice una economista en apuros..