16 octubre 2008

En la cueva, pero abierto

¿Abiertos? ¿Quiénes? ¿A qué? En la calle Batalla de las Flores, en el edificio cuya fachada está siendo rehabilitada, los bajos comerciales ocultan el restaurante Rocío. Para descubrirlo, a alguien se le ha ocurrido colocar este cartel en la verja de la andamiada. La dejadez en la ortografía salta a la vista. Y lo que no termino de encontrar es el sujeto (elíptico) de “estamos abiertos”... Anécdotas.
Un grafitero también ha dejado su firma (foto: Alcázar)

No hay comentarios: