03 octubre 2008

Leñadores de farolas

¿Cómo se puede ganar espacio para los peatones y los ciclistas y, de paso, evitar pepinos en la frente y descalabros a los despistados? Muy fácil: talando las farolas y colocando los focos en la mitad de la calle, cenitales, sin postes.
Esto parece tan sencillo que no lo he visto en España... Aquí, las farolas son cada vez más modernas, innovadoras, vanguardistas, futuristas..., sí, pero nadie se decide a hacer de leñador.
Seguro que si hurgáramos descubriríamos que las de Múnich son, además, de bajo consumo, y bla, bla, bla... No me quería yo referir a esas cualidades, sino a la necesidad de ganar centímetros cuadrados, metros cuadrados. Ganar espacio. Y en el suelo, el espacio sólo se gana si mandas las farolas al espacio...
Una calle de Múnich, próxima al hotel Orly (foto: Alcázar)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Joder, en España se ponían las farolas en las fachadas de los edificios y así se ahorraba espacio en las aceras. El problema vino cuando los vecinos pensaron que en su edifciio no querían nada en las fachadas. Esas farolas colgantes que vimos en München tienen tirantes hacia las fachadas, cosa que aquí no podría hacerse por quejas vecinales,¿o es que crees que están colgadas de globos de helio?.
En cuanto a lo de las luces de bajo consumo, recuerda que coméntabamos (no sé si contigo) que con tan poca luz en Murcia, acojonaría mucho andar por la mayoría de las calles.
Suelo estar de acuerdo contigo en tus críticas pero aquí te has equivocado, my firend.
Saludiques
Alfon Cousteau

sushi de anguila dijo...

De acuerdo en tod con Mr Cousteau, Don Luis, aunque estoy con usted en que urge pensar alguna solución para ir reemplazando las actuales farolas por elemntos lumínicos más actuales...seguramente la respuesta nos la darán los avances tecnológicos en unos años...
En cuanto a sus dos anteriores posts, mi expriencia vienesa (bávaros y austriacos son primos hermanos) me demuestra que lo del civismo es un concepto desconocido en los países de tradición latina y musulmana...si Marco Aurelio levantara la cabeza, le daba un patatús al ver como las naciones bárbaras de antaño, dan hoy lecciones de civilización a la Europa meridional....

Y no sé si ocurre también en Munich, pero en esa maravillosa ciudad que es Viena existe, junto a ciertos tramos del carril bici, un estupendo carril footing que, a buen seguro, haría las delicias de su atlética condición...

Luis Alcázar dijo...

Lo que los vecinos no querían en sus casas era un enjambre de mosquitos... Si fijas la farola al edificio, más vale que cierres las ventanas. Si yo soy vecino, apruebo que llenen de barrotes la fachada si a cambio me alejan la farola.
Lo de la poca luz es cierto, pero había, creo, la suficiente. Hay algunas ciudades en las que el apagón es total. En Roma, recuerdo que íbamos a tientas.
Ja, ja, ja, sushi, la verdad es que no me acuerdo de si vi algún carril atlético o los que pude ver los confundí con el carril-bici. Desde luego, ese carril haría mis delicias; ahora bien, los parques de Murcia son excelentes para mis correteos y no los cambio por nada.