21 octubre 2008

Loables fines, prescindible monumento

Otra de monumentos. En este caso, monolito. Hundido a poniente. Mirando a la primera rotonda de la avenida Juan Carlos I. En honor al Club Rotario de Murcia. Y, en mi opinión, prescindible. Necesariamente prescindible, puntualizo.
Por defecto, desconfío de quien se proclama independiente o filántropo. Razón de más para desconfiar de quien se describe como “la mayor fuerza voluntaria y altruista al servicio de la humanidad que jamás se ha conocido”. Es el Rotario un club privado, “apolítico y sin ninguna vinculación religiosa”, en el que uno ingresa sólo por invitación: “cada club selecciona a sus miembros”. Es una “organización de profesionales y empresarios, unidos mundialmente a través de una red de clubes, cuyo principal fin es prestar un servicio humanitario, así como contribuir al fomento de la comprensión mundial, la buena voluntad y la paz”. El binomio empresario-servicio humanitario me desafina, pero no seré yo el que generalice injustamente. Los fines de los rotarios son plausibles, encomiables. Ojalá todos los seres humanos los lleváramos tatuados en la frente. Y ojalá que no se queden en una declaración de intenciones. Pero lo que no me encaja es que haya que incrustar en el parque un bloque en honor de un club privado al que se puede acceder sólo si te invitan sus miembros. Digo yo que si es privado y sus fines son los que son, que trabaje en silencio, como club de particulares. Nada más. Y encima, el mamotreto es eso, un mamotreto. Yo, como poco, lo rotaría...
Por la noche, un foco lo ilumina (foto: Alcázar)

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Sinónimo de Opus?

sushi de anguila dijo...

No van por ahí los tiros, anónimo...¿Has leído/visto 'El hombre que pudo reinar'? ...pues por ahí, por ahí...

Don Luis, empieza a asustarme nuestra interconexión mental...el pasado viernes, mientras iba a zamparme unos platillos orientales en cierto restaurante de la zona, me topé con este prescindible monolito, estrambótico menhir tardoindustrial que responde sabe quién a qué intereses y mantuve para mis adentros la misma reflexión que expresa usted en este post....

Tal vez sea una prueba de justo reconocimiento al esfuerzo desarrollado por los rotarios de todo el mundo junto con Unicef para la erradicación definitiva de la polio, pero me temo que los tiros no van por ahí...

En fin, ya sabemos qué tenían en común Walt Disney, Hassan II, JFK, Margareth Thatcher, Thomas Mann o Rainiero de Mónaco... no coment...

Luis Alcázar dijo...

"Estrambótico menhir tardoindustrial". Impecable descripción.

Anónimo dijo...

Que grande. Yo también lo rotaría, y aplicaría el otro movimiento terrestre, el de translacion, para trasladarlo lo mas lejos posible.
Querido, vamos a montar nosotros un club, de tias buenas, que es totalmente loable y plausible, y que nos ponga un monolito en la puerta del antiguo Capítulo.
Tu Director jejejej

Luis Alcázar dijo...

Ja, ja, ja. Claro que sí, Director: un club que también "seleccionaría a sus miembros"...

sushi de anguila dijo...

¿Quepo?... es que si ya empezamos, como los guerreros massai, a fijarnos en los 'miembros' que quieren entrar...mala cosa esa...que hay otras turgencias más golosas de contemplar...

Por cierto, el futuro monolito del nuevo club me pillaría a un tiro de piedra... por si hace falta pasarle el escobillón y la bayeta....

Anónimo dijo...

Como dice el señor Alcázar, club de tías buenas, no, REBUENAS