28 diciembre 2008

Que el de atrás se coma la fumarada

Con este posteo completo mi trilogía contraria al tabaco...
Los cinéfilos encuentran la de El Padrino; El Señor de los anillos; Matrix; Piratas del Caribe... Artistas como Frank Sinatra; The Cure; Emerson, Lake & Palmer o Yngwie Malmsteen publicaron discos titulados Trilogy. En la Literatura, las trilogías narrativas son abundantes. Y en las bitácoras cibernéticas, ahora está la mía...
A los ascensores humeantes y a la siembra de colillas añado la realidad del humo que uno se traga por la calle cuando camina detrás de alguien que va fumando. No lo soporto. Porque en la carretera guardo la distancia de seguridad, pero ¿qué distancia de seguridad puedo guardar en la acera para evitar respirar la nube tóxica que espira la cabeza que me precede? Quien me antecede expele la fumarada y la deja atrás, y suerte si tengo los reflejos de Bush para esquivarla. Él se la quita de encima y que otro se la coma. ¡Avisa, joer! ¡Mira a ver si llevas a alguien pegado detrás, leche! Pero nada. Como es un espacio abierto...
La Ley antitabaco está agotada. En las cafeterías, restaurantes y locales de ocio se incumple sistemáticamente (foto: Alcázar)

1 comentario:

Wunderk dijo...

A mí me pasa lo mismo... yo me pongo a adelantar al sujeto a toda prisa y si me pilla en un mal día hasta gruño.

Desde hace unos pocos años le cogí una manía terrible al humo del tabaco y no sé por qué pero donde más me fastidia precisamente es en la calle.