08 enero 2009

Aunque la competencia sea de otro...

Si el Ayuntamiento tuviera el detalle de autorizar la colocación de un monumento en reconocimiento a un club privado al que yo perteneciera, yo mismo procuraría mantenerlo tan lustroso como el día de su descubrimiento. Aunque no fuera mi competencia. Aunque tuviera que mancharme el traje y empolvarme los zapatos.
Es lo que se me viene a la cabeza cada vez que en uno de mis correteos paso junto al monolito en honor al Club Rotario de Murcia.
Así “luce” el “menhir tardoindustrial”, según definición de don Mariano (foto: Alcázar)

3 comentarios:

sushi de anguila dijo...

Por mi birriático estéticamente que sea nuestro peñasco urbano menos estimado, no se merece este maltrato plástico, y menos por parte de esta parejica de ¿novietas? o amigas entre las que se infiere una relación, que tanto me recuerdan a los escatológicos vídeos de Tatoo...

O traslado de semejante adefesio a lugares más recónditos (la fosa de las Marianas, por ejemplo)o limpieza y protección exhaustiva por parte de las autoridades municipales...que en esto asuntos, las medias tintas y el pasarse de pasota no auguran nunca nada bueno... Un abrazo fuerte

Anónimo dijo...

Para quien se haya preguntado alguna vez si puede una anguila morir asfixiada al intentar pronunciar una enrevesada frase, arriba tiene la respuesta.
Sin ánimo de ofender -demasiado-, sois un poco cansinos los barrocos.
Frog.

sushi de anguila dijo...

QUE ME ASFIXXIIO...AGGGGHH....COF, COF, COF....KAPUT