15 abril 2009

El día del Bando no es perfecto

Calibrar el éxito de la campaña que promovía el “uso correcto del traje huertano”, a salvo de opinión más entendida, se me hace tan relativo, subjetivo, como evaluar el de la de Karabatic. Habrá apasionados y desapasionados, a los que no me refiero. Aludo al balance, al cómputo ajeno a juicios personales.
Para ediciones venideras, el esfuerzo del Ayuntamiento creo que debería volcarse en recordarle a la Policía Local que en el día del Bando también debe ejercer sus funciones de vigilancia del cumplimiento de las Ordenanzas y demás disposiciones municipales; que en este martes posterior a la Semana Santa también debe ordenar, señalizar y dirigir el tráfico en el casco urbano, denunciando a quienes no cumplan las normas de circulación.
Unos cuantos aseos portátiles más asearían el meadero abierto en que se convierte la ciudad. Y si en un pleno municipal se les ocurriera consensuar a las tres formaciones políticas (PP, PSOE e IU) que no hay razón que justifique permitir hacer botelleos callejeros este día, lo que ocurre en parques como el de La Pólvora (jardín del Salitre) dejaría de ocurrir. Es parte de la realidad, es parte de lo que ocurre y, como tal, no debe esconderse. Acabar con el vertedero consentido y el consumo autorizado de alcohol por menores debe centrar los empeños de las autoridades. A todo lo demás (y es casi todo) no le pongo ningún pero.
Parque de día, estercolero de noche (foto: Alcázar)

2 comentarios:

Javier Moñino dijo...

Luis, me gusta cómo está quedando el blog con los retoques que estás aplicando...

Luis Alcázar dijo...

Gracias por los ánimos, en estos momentos de desesperación aifonera...