13 abril 2009

Rateros de barra

Cuatro amigos y la amiga de uno de ellos. En la barra del Café del Sol, plaza de Europa. Risas, desconexión de los problemas particulares y colectivos. Abstracción de las preocupaciones derivadas de la crisis, agravadas por quienes no la atajan. Al rato, mirada al bolso y la chaqueta. Ni rastro. Y, que se sepa, por allí no ha pasado ningún mago. “¡Qué manera de joder una noche!”, dice uno. “¡Me cago en la puta!”, dice ella.
Esto pasa. Ocurre. Todas las noches. Entre otras razones porque el ciudadano está desprotegido. La impunidad protege al ratero.
Están atentos a los desatentos (foto: Alcázar)

No hay comentarios: