16 abril 2009

Sin teléfono. El servicio de 'desesperación' al cliente

Como casi todas las desgracias, ésta también creía que sólo le ocurría a los demás. Hasta que, de súbito, he tenido que recurrir a todos mis mecanismos de defensa contra la ansiedad, zozobra e impaciencia. Si no lo hago, Michael Douglas en Un día de furia se queda a la altura de un niñato travieso a mi lado...
Desde el martes por la noche mi aifoun (iPhone) se niega a ejecutar las instrucciones. He perdido toda la información que contenía. La que más me preocupa es la de los números de teléfono que en los últimos meses había incorporado, sin conservarlos en papel. No tengo contactos. No tengo nada. He perdido los mensajes, que se agrupaban en cadena. No he podido contactar con nadie ni nadie ha podido comunicarse conmigo. Pido disculpas. Hoy, Apple, cuyo servicio de atención al cliente es sublime, se ha comprometido a enviarme a casa a un mensajero; recogerá mi terminal y se lo llevará para que lo intenten reparar.
Hasta este momento mi pugna con el servicio de desesperación al cliente de Movistar ha sido más agotadora que cualquier carrera por el parque o sesión hardcore. Horas ininterrumpidas de dedicación a la búsqueda de la solución. Horas de no se retire, por favor; horas de vamos a realizar las comprobaciones correspondientes; horas de su llamada será transferida al departamento correspondiente; horas incluso de aprovecho para informarle de que en este momento disponemos de una oferta...
-Atiéndame. Con la urgencia que me ocupa, ¿usted cree que me puede interesar escuchar alguna oferta?
Superar el peldaño de los comerciales con acento sudamericano es ímprobo, fatigador. Y seguir paso a paso las cuatro órdenes como asistentes de solución de problemas que han aprendido, más aún. De mi experiencia colijo que sólo los interlocutores del departamento técnico saben. Transmiten casi tanta tranquilidad como los de Apple. Ahora bien, cuando en plena conversación con ellos se corta la comunicación y hay que partir de cero, no hay cojín del salón que se salve de recibir mi azotaina. Además, hay momentos en que la ofuscación me impide distinguir entre personas y máquinas, entre palabras pronunciadas por una persona o reproducidas por un robot. No puedo más. Necesito descansar. Necesito airearme. Necesito que el mensajero de Apple se lleve mi aifoun. Y saber por qué esto me ha tenido que pasar a mí...

13 comentarios:

Javier Moñino dijo...

Ya tuve, como usted sabe, un problema con el tema de la facturación que me costó varias llamadas y varios cabreos hasta que pude solucionarlo. En mi caso es que llegaron incluso a hablarme mal y a culparme de un error que no era mío.

Respecto al iPhone, cruzo los dedos porque el mío sigue funcionando perfectamente. Si todo va con normalidad, tendrá usted su iPhone o uno nuevo en breve... esperamos ya un post de reencuentro con final feliz.

Saludos

Javier Moñino dijo...

Por cierto, lo de Un día de furia... no descarto que me pase a mí algún día... saludos.

Luis Alcázar dijo...

El mensajero de UPS, en efecto, ha aparecido esta mañana. Se ha llevado mi aifoun y me ha comentado que es muy probable que la semana que viene, otro mensajero me lo devuelva. O arreglado, o nuevo. Seguiremos informando...

Conch dijo...

Cómo va eso? Alguna novedad? Cómo has pasado el finde sin aifoun?
Ánimo, Luis, tú puedes.

Luis Alcázar dijo...

Lo estoy llevando fatal. Máxime si tenemos en cuenta que el "celular" provisional es de color rosa...
Sé que ya han detectado el problema y mi aifoun está ya listo para ser enviado desde Holanda a mi casa. Pero no sé si lo que me envían es uno nuevo o el mío arreglado. Seguiremos informando.

Antonio Rentero dijo...

Consejo numero 1: copia de seguridad semanal.

Consejo numero 2: presentarse con el terminal escojonciao en una tienda FISICA del operador y de alli no te mueves hasta que el dependiente/a te facilite una solucion.

Consejo numero 3: paciencia, zen y tao... vamos, que te va a tocar esperar "zen-tao" ;-)

Lo curioso es que al final, como si de un nuevo desembarco de Normandia se tratase, son los yankis de Apple los que vienen a facilitar la papeleta que los nacionales de Movistar no atinan a resolver...

Un abrazo y animo.

Conch dijo...

Pues yo me quiero comprar un móvil nuevo y estoy seriamente pensando en una blackberry... pasando de aifouns, creo yo.

Con lo bonito que era tu aifoun con su fundica verde... Te entiendo perfectamente.

Luis Alcázar dijo...

Novedades: el jueves tengo el aifoun en mis manos. Aparecerá el mensajero de UPS que gestiona Apple y me lo entregará. Eso es lo que me comunica Apple, que en estos detalles me está sorprendiendo gratísimamente. Mi fundica verde espera ansiosa ser copulada...

Wunderk dijo...

Pues yo llevo años más feliz que unas pascuas con mi Blackberry. No sé yo si me pasaria a un aifoun...

sushi de anguila dijo...

Yo llevo unos meses con mi blackberry, y me muero por un aifoun de esos... Ánimo, Alcázar... ¿grabarás ese porno casero que anuncias para colgarlo en youtube como si se tratara de una barrabasada de la Hilton o de Pamela+Tommy Lee...???

sushi de anguila dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Javier Moñino dijo...

Entre el iPhone y la Blackberry no hay color... Apple va varios pasos por delante del resto... y tranquilamente además...

Wunderk dijo...

Bueno, he de reconocer que para hacer fotos la Blackberry es un chisme inútil.
Que menudas fotos tan chulas que hacéis con vuestros aifouns (aunque el mérito también sea del fotógrafo, of course).