06 mayo 2009

Al profesor Sidya le sale un competidor

Se conoce que el profesor Sidya ocupaba una posición preponderante en el ámbito de la videncia africana en Murcia. Un rival -suponiendo que no sea él mismo, con nuevo nombre y teléfono- se lanza a restarle cuota de mercado. Su valor añadido, su elemento diferenciador es la rapidez; la presteza en la eficacia de su método (una semana) me mosquea tanto o más que el hecho de que los tres primeros dígitos de su número sean los de la marca de la Bestia...
El profesor Sidya trabajaba (trabaja) 14 horas diarias. Su competidor, las 24. Y no sé si éste leyó el posteo que aquí se le dedicó a aquél, pero el caso es que ha corregido lo de “suerte” como problema y ha escrito “mala suerte”. Sin embargo, incluye como problema la “fidelidad”. Y en este punto puede arrancar un nuevo debate: ¿es la fidelidad un problema?
-Oiga, señor vidente, tengo un problema: soy fiel.
-No preocupar usted. Antes de una semana arreglo yo a ti...
También recibí la cuartilla a las puertas del Cortinglés de Gran Vía (escaneo: Alcázar)

6 comentarios:

Antonio Rentero dijo...

Es que la fidelidad PUEDE convertirse en un grave problema:

-Doctor/Padre/Señor Vidente (táchese lo que no proceda), tengo un grave problema... soy fiel a mi amante y mi esposa ya no sabe qué hacer.

Luis Alcázar dijo...

Ja, ja, ja.

Lola dijo...

Un conocido que consulta una vidente mínimo dos veces por semana, con el fin de tener éxitos laborales etc. suele ser sometido por ésta a “purificaciones”. Para purificarse, dicho conocido debe negarse a los encantos femeninos durante al menos 15-20 días (los 20 días consecutivos, uno detrás de otro). Supongo que más de una vez ha terminado llamando a media noche para pedir ‘permiso’ a la vidente, es decir, por si le levanta la prohibición o le acelera la purificación, según se mire.
Desde luego fidelidad asegurada, que en este caso si podría llegar a ser un problema...

Conch dijo...

Luis, también está Dembo. Este ofrece "PROTECCIÓN PARA MALA GENTE Y MAL CARÁCTER DE TU PAREJA".

Me he guardado el papelico en el monedero pa dártelo la próxima vez que te vea.

Luis Alcázar dijo...

No lo pierdas, que así completo la trilogía...

Conch dijo...

Mierda! Se me olvidó dártelo anoche, Luis! Y lo llevaba encima! jajaja.

(Por cierto, qué guapo ibas, amigo)