29 mayo 2009

Otra estéril campaña anti "gorrillas"

De nada ha servido la campaña emprendida por la Concejalía de Seguridad y Circulación. Insisto: de nada. Los “gorrillas” siguen ahí, donde estaban. La Policía Local estima que se observa “un descenso en torno al 21% respecto al total de personas identificadas e informadas en la primera fase de la campaña”. Ya. Lo de la primera fase es porque la hubo, con periodistas (reporteros gráficos y operadores de cámara y todo) como testigos, con agentes repartiendo folletos a los amedrentadores del asfalto. Información sobre dónde acudir para recibir comida, alimentos, ropa y mantas, alojamiento, descanso, posibles empleos y repatriación. La Policía sumó un centenar de estos sujetos. Y afirma que unos veinte han desaparecido en las últimas semanas. Claro que lo mismo no ha computado los que han cubierto las “plazas libres”...
A los "gorrillas" les importa menos que un comino que un agente les informe de que van a ser denunciados por transitar por la calzada existiendo zona peatonal, que es el único asidero legal que ha encontrado la Concejalía para intentar amedrentar a los amedrentadores. La multa: 36 euros. A la tercera se instruirán diligencias en Comisaría por presunta falta penal por desobedecer a la autoridad. Se la pela. A los “gorrillas” se la pela. Son insolventes. De aquí no se va nadie. Desafían en los aparcamientos regulados por la O.R.A. Amplían sus zonas de actuación: Nueva Condomina, entorno del hospital Virgen de la Arrixaca... Campaña inocua. Campaña inútil. Otra más.
Condestable, 17 horas, rostro difuminado del “gorrilla”, sin gorra (foto: Alcázar)

2 comentarios:

sushi de anguila dijo...

Lo de esta nueva mafia de coaccionadores es un escándalo incomprensible en un estado moderno... bien que nos saca los cuartos la SGAE cuando le interesa, bien que se cambian las leyes de la propiedad intelectual... ¿por qué no se promueven reformas serias que eviten este problema y otros similares como el de la prostitución en las calles a la vista de todos???

Menos correción política ineficaz y progresismo de opereta, y más pensar en ponerle remedio, aun a costa de emplear medidas más duras, pero eficaces...

Javier Moñino dijo...

La solución, como es habitual, la tenemos los ciudadanos. Si no se les diera un duro desde tal día, se acabaría el tema.

Mientras, habrá que vigilar más...