19 junio 2009

Hoy no les cuento el último fichaje del Real Murcia

Me sigo sorprendiendo por cosas, lo cual percibo que me renueva. Me aviva.
La última sorpresa me ha entrado por un oído, pero no me ha salido por el otro. Les sitúo: programa radiofónico de contenido deportivo. En lo que se supone una tertulia, el locutor-monologuista difunde (adelanta, dice) el nombre del “segundo fichaje del Real Murcia”, adelantado el día anterior por un diario alicantino. Esto, por habitual, no constituye la sorpresa. Lo inaudito viene a renglón seguido; el periodista asegura conocer el nombre del “tercer fichaje grana”, pero no lo divulga. No porque se deba a una norma conductual de ética periodística. No porque sus fuentes de información le hayan “embargado” la noticia. No. En un ejercicio de franqueza, probablemente involuntario, atónitos los acallados tertulianos, el locutor-monologuista explica que, aunque lo conoce, no lo revela en ese instante porque lo va a publicar al día siguiente en un periódico deportivo que pertenece al mismo grupo empresarial de medios de comunicación.
Detengo mi correteo por el parque. Frunzo el ceño. Reflexiono sobre la ocultación reconocida de información a los radioyentes. Sobre esa segregación de unos (por motivos que el locutor-monologuista silencia), preferencia por otros. “Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender”, escribió Ortega y Gasset. Me sorprendo. Me extraño. Sin embargo, no entiendo nada.
Artículo publicado hoy en El Faro (foto: Alcázar)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuál es el nombre del susodicho?

Luis Alcázar dijo...

El nombre es el de un futbolista que, para variar, aún no ha fichado el Real Murcia...