01 junio 2009

Las fotos de la boda

La penúltima cosa que pienso hacer en esta vida es casarme. La última, morirme. Casarse es, por suerte, evitable. No sólo porque no quiso la lengua castellana que de casado a cansado hubiese más de una letra de diferencia (Lope de Vega), sino porque no sobreviviría a la sesión fotográfica el día de la boda. Sobre todo si el fotógrafo es de los retratistas; o sea, no fotógrafo.
Posar me resulta incómodo, fastidioso. Quita, quita.
En el caso hipotético, improbable, de que en un episodio de ofuscación me viese con un frac encima, sólo contrataría a un fotógrafo cuya virtud fuera la de los mejores árbitros: pasar inadvertido. Cuanto menos lo viera, mejor. Todas las fotos, “robadas”. Sin dar la paliza, sin colócate aquí, espera que pongo la iluminación acá, cuidado con el escalón, que se junte más la suegra... Aceptaría, para ejemplificar con hechos mi talante flexible, someterme a una sesión urbana, espontánea, caprichosa, excéntrica, con un fotógrafo como Juan Carlos Caval. Las que vi de la boda de Yayo Delgado son, por extravagantes, sublimes. Caval capta lo que pasa en la calle como pocos he visto que lo hagan. Algunos fotografiados expresan todo en el silencio de la instantánea. Recomiendo una visita a su blog para comprobar que lo que indico es mucho más. Mucho más todo.
En las bodas posan hasta los centros florales flotantes... (foto: Alcázar)

5 comentarios:

Conch dijo...

Buff! Calla por Dios! ...y luego tener que martirizar a todos tus familiares y amigos con el matroteto de album de fotos que pesa un quintal y te ha costado un ojo de la cara... Cuando además la mitad de los invitados se ha llevado la cámara y te pasa copia de unas fotos mucho más divertidas y naturales...

Yo como tú, si me caso: o nada, o Juan Carlos Caval. Buenísimas las de la boda de Yayo.

achopijo dijo...

Caval es un genio. Con todas las letras. Mi boda fue su primera boda... Ha hecho pocas, pero va a hacer muchas... Sin pasarse. He tenido un montón de peticiones... Pero las he denegado todas. Es un minimito de fotógrafo de bodas, que puede desestancar ese rollo, fácil.

Conmigo hizo equipo, que eso también se nota... jejeje.

Brindis por Caval, y gracias, Luis, Conch...

Athena dijo...

A mí me las hizo un amigo y son estupendas: frescas, sin poses en jardines ni rollos de ese tipo. Eso sí, cuatro años y medio casada y el álbum sin hacer.

Lola dijo...

Por los comentarios parece que la boda es recién estrenada. Si es así, Enhorabuena Yayo.
Los medio fotogénicos (con perdón) no tenemos derecho a opinar mucho, pero me han de disculpar si insisto en la necesidad de posar para los menos…
En la boda de mi guapísima MJ en el Hayatt Regency de Cartagena el pasado verano, hasta daban ganas de casarse!! Con las fotos de Caval la tentación a sucumbir hubiese sido mayor.
Así que Luis, resumiendo: antes de ca(n)sarte tu, nos ca(n)sas a todos los demás. Ya sabes la broma de (m…) el último…
Aunque no entienda de bodas ni de fotos de bodas, si entiendo “que el amor es un misterio y que importa solo a dos” como dice la canción de Luz Casal.
Os deseo a todos felices bodas y fotos de bodas, las vea o no.

Antonio Rentero dijo...

¿Que no te vas a casar?

Nunca digas Esteaua de Bucarest...