09 agosto 2009

A verlas venir...

Catanas y sables de plástico; gusanitos naranja y palomitas coloreadas con aspecto de no estar precisamente recién hechos; figuras irreconocibles de superhéroes irreconocibles; y globos inflados con un helio que más busca el suelo que el cielo: ese es el repertorio que adorna el expositor movible del feriante que ilustra este posteo. Nada flamante. Nada insólito. Nada original. Nada nuevo. Pero el comerciante vende.
Lo observábamos mi amigo Camacho y yo en el paseo de la Feria, en Los Alcázares, una noche cualquiera de julio. Reducíamos a la mínima expresión una bandeja de fritura de pescado mientras conjeturábamos del vendedor sedente. Porque al hombre aquél le parecía costar mil alientos levantarse. No había consumido un pitillo y ya estaba colocándose en la boca el siguiente. Pitillo que, encendido, se aproximaba tanto a los globos que mi amigo Camacho y yo esperábamos una súbita explosión –estallido que no habría inmutado al señor, seguro-.
-Pero esta gente… ¿vende algo? ¿De qué vive?
Caían los minutos. Y nada. Otro cigarrillo, los globos merodeando el hilo humeante y el jefe allí, sentado en una silla de madera plegable, panza vasta e impasible.
-Entre la crisis y que ahora los críos prefieren los videojuegos, ya me dirás qué va a vender.
-Lo mismo vende cupones por el día y saca el carro por la noche…
Hasta que, de repente, sucede. Dos chiquillos se encaprichan en los gusanitos y las palomitas. Otro, en un globo con forma de spiderman. Y en menos de un minuto, visto y no visto, el feriante se ha embolsado por lo menos cinco euros. Se echa las monedas a la riñonera, se coloca en la boca un nuevo pitillo y se esclafa en la silla. A verlas venir...
Sirva esta entrada de homenaje a tantos feriantes de carro movible (foto: Alcázar)

2 comentarios:

P. dijo...

Entrega telefónica cumplida.
Amiga, y muy amiga,informada.
Suerte y al toro!
PD:Petición obligada de madrina de lo que salga!!!
Un besazo

Antonio Rentero dijo...

Todo un dinámico emprendedor, el hombre...