27 diciembre 2009

"Luis, estoy embarazada"

Ninguna gracia me hace que un medio de comunicación publique inocentadas el 28 de diciembre. No creo que darle a un lector desprevenido una broma o chasco sea la tarea de un periódico. No me parece acertado que una emisora fomente la duda en el radioyente sobre la veracidad o falsedad de la información. No considero inteligente que una televisión obligue al telespectador a sospechar durante 24 horas.
Únicamente tolero la difusión de noticias trastocadas, supuestamente ingeniosas, si al destinatario se le advierte ese día de que determinadas informaciones son ficticias y se detalla cuáles. Lo contrario, lejos de elevar la reputación de los medios de comunicación, consigue que el respeto por esta profesión decaiga.
Al margen de estas consideraciones ceñidas al ámbito mediático, opino que las inocentadas agudas son las que no enfadan a la víctima. Las que a posteriori le asoman una sonrisa y le dejan recapacitando. Las que no encierran maldad. Las que no consisten en provocarle un sobresalto comunicándole una mentira. Las que no la manchan, despeinan o lastiman. Las que no fuerzan a la víctima después a rehacer lo malhecho.
Jamás he gastado una inocentada. No me sale hacerlo. Pienso en otras cosas, dedico el tiempo a otras cosas. Sí he sido víctima, sin embargo, de alguna. La última se ha anticipado al día 28, y me mantiene refunfuñando de mi candidez y reparando la adquisición de unos billetes de vuelo para el nuevo año.
Para hoy, aviso: no voy a gastar ninguna inocentada. Y si alguien me gasta una a mí, ya sabe cómo no quiero que sea. Ingenio, agudeza, inventiva, por favor. Nada de: “Luis, te tengo que decir algo: estoy embarazada”. “¿Embarazada? ¿De quién? ¡Pero si yo soy virgen!”...

9 comentarios:

Conch dijo...

Virgen y mártir.

Luis, me acabo de sacar un vuelo a Palma. Me voy contigo.

Ahí tienes la mía ;)

Johnny Rep dijo...

No me digas que te has perdido en concierto de Big Tom & Phantom 509 (Tom Waits con Alondra Bentley, Aaron Sáez, Parade y Fran Second). Lo ponía muy claro en la Agenda Murciarock: 28 Dic. Sala El Muñeco (C/ Santos Inocentes sn). Ha sido glorioso. Creo.

Luis Alcázar dijo...

Je, je. Observo que los periódicos que manejo no piensan como yo... En la radio (Onda Regional) no habrá inocentadas hoy en los informativos. Y fuera de ellos, por lo que estoy comprobando, se avisa de qué es y qué no. Algo es algo...

Marissa dijo...

Aún sigo intacta con mi inocencia no mancillada.
Poco me va a durar, lo sé.
Pero bueno, llevaré un AK-47 con puntero laser especial pa' los graciosillos-para-nada.
Nunca hay que bajar la guardia, NUNCA.

Y por si acaso me la intentan colar, me he autonombrado Obispa de Jaca, por si hubiera que repartir unas pocas Sagradas Formas.

Ja.
Cuidao con el perro. Muerde.
^^ Muakas.

Marissa dijo...

Ahora que os leo con asiduidad, me estan dando ganicas de retomar mi abandonado y perdido blog.
Por si acaso volviera o volviese. por aquí os enlazo...
voy a intentar acordarme de la contraseña, que ni me acuerdo, jo.

Besósculos.

WWW.ruzzandoelsoul.blogspot.com

Luis Alcázar dijo...

Ja, ja, ja. ¡Anímate, Marissa, que tienes mucha gracia escribiendo! Desde este momento tu bitácora engrosa mi lista de amigas.
Besos

RuZz dijo...

Valeeeee, ya estoy en racha, jajaja.

Yo estoy tuneando la mía, que la tenía un poco "arrinconá".


Muakas!

Lola dijo...

Inocentada? Virgen?
Lo que pasa es que no te gustan las inoncentadas, porque tu eres más intelectual (por eso no te gusta el baile).
A un jefe le quisieron sacar a bailar en un sarao de empresa y cortado para salir del paso comentó: "Es que yo no soy de bailar, soy más intelectual".
Faltaría añadir: Y eso? Eso es mi padre que tampoco baila y además, también es virgen.
Me parto. Un abrazo.

Luis Alcázar dijo...

Ja, ja, ja. Bailar agota innecesariamente, Lola. Se suda, y eso. Bailar, digo, en saraos, guateques y garitos llenos de fumarolas tabaqueras. En otros ámbitos puede considerarse una actividad deportiva más.