10 abril 2010

Del vertical al horizontal. Y por sorpresa


De mi gesto de desaprobación cada vez que me tropiezo con una calle cortada al tráfico o al paso de los peatones por causa de desfiles que no me apasionan hablaré otro día. Lo que esta mañana me he encontrado es una sucesión de semáforos cuyas filas superiores de luces han amanecido dispuestas en horizontal, no en vertical. En la calle San Antón. Reconozco que he tardado un buen rato en encontrar la explicación más probable. Sospecho que el Entierro de la Sardina tiene algo que ver. No porque esa calle forme parte del itinerario, pero sí quizás porque por ella puede que pasen carrozas u otros vehículos de dimensiones desbordadas.

No hay comentarios: