29 abril 2010

Me mata el fotomatón

Dejando al margen el hecho de que el último pronóstico sobre el día final de las obras también se haya visto superado (de momento, en dos semanas), con arreglo a lo que puede observarse en la aún vallada avenida de la Libertad, el resultado será magnífico. El arquitecto Manuel Clavel (lapsus que he corregido: escribí Luis Clavel, acaso porque su padre, también arquitecto, se llama así), al que conozco desde que ambos no habíamos cumplido 15 años, tiene gran parte de la responsabilidad (acotación: últimamente parece que en Murcia sólo hay un arquitecto: él). Aguardaré al inminente día de la apertura de la vía para emitir un juicio definitivo. Pero ahora me quiero detener en el entorno de esa céntrica avenida. Ha mejorado igualmente. Calles adyacentes tienen mejores aceras y asfalto. Y la plaza Díez de Revenga ha ampliado los metros cuadrados de sus baldosas en el cuadrante que linda con la entrada al aparcamiento subterráneo. Sin embargo, hoy me he percatado de que un elemento sobra; un elemento afea la belleza que intuyo tendrá esa área. Es un elemento que antes, debido a que la zona era fea, se camuflaba adecuadamente. Pero ahora es como un rostro con granos en un pase de modelos de Pond’s. Cuando he visto a un operario aplicarle cemento al contador de luz que lleva adosado el fotomatón he llegado a la conclusión de que esa especie de menhir es inamovible. No entro a valorar la, supongo, concesión administrativa que lo convierte en inmóvil. Digo que hoy día, un fotomatón en ese sitio sobra. Va a ser la mella en una dentadura preciosa. Y cada vez que camine por la acera y lo mire estoy seguro de que repetiré interiormente: “Vaya tela. Vaya tela…”.

No me entra en la cabeza, por muy buena que sea mi predisposición (foto: Alcázar)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

"El arquitecto Luis Clavel, al que conozco desde que ambos no habíamos cumplido 15 años"

Joder, zagal, el arquitecto Luís Clavel tiene 62 palos y es el padre del arquietecto Manuel Clavel que tiene 34 años. Creo que te refieres al 2º y que no lo conoces tanto como dices.

Abraciques

Luis Alcázar dijo...

¡Cierto, cierto! Ya está corregido. Y el hermano de Manolo se llama Luis también... Lapsus, lapsus.