16 junio 2010

Senza fine


Me moriré, y no sé si para mi suerte o para mi desgracia sin antes recibir respuestas infalibles a preguntas que no dejaré de hacerme hasta entonces . Y sospecho que no seré el único…

Para responder a lo insondable ya existe la fe, ese concepto multiuso que el hombre se inventó para darle el carácter de cierto a lo que no se ve, pero se espera, se desea. Que cada cual crea en lo que quiera, pero que no intente convencerme de que en lo que cree es en lo que hay que creer, exclusivamente. Y a todo esto, ¿por qué he escrito lo anterior, si no pretendía hablar de las creencias? Otra pregunta sin respuesta infalible, me temo. Porque en realidad mi intriga guarda relación con la música, la memoria y el sueño. Me explico: dormía yo la otra noche, puede que en mi segunda o tercera hora de descanso, cuando debido a una canción (¿o debería decir con una canción?) me desperté. Desde que a los nueve años descubrí la radio como acompañante-somnífero no he perdido el hábito de quedarme dormido con ella. Y es curioso: a veces no me despiertan ni programas ruidosos. Pero la otra noche me despertó una canción que no escuchaba desde hacía cuatro años. La compuso Gino Paoli inspirándose en Ornella Vanoni, con quien mantuvo una relación artística y sentimental. El volumen de mis auriculares era más bien bajo, pero esa melodía se conoce que se infiltró en mi seso y me despertó. Y no pulsé off, cerré los ojos y me volví durmiente, como otras veces: tuve rondándome ese tema un buen rato, lo tarareé con un silbido que no sé cómo, pero soy capaz de hacer con la garganta; encendí el ordenador, busqué Senza fine en el youtube y la escuché varias veces. Como si no fuera a amanecer. Como si aquello fuera un instante sin final.

11 comentarios:

Quique Baeza dijo...

Esta canción es genial para tumbarse y admirar el cielo ¿no? O para ordenar la casa.

Manuel Segura Verdú dijo...

"Los que sueñan de día son conscientes de muchas cosas que escapan a los que sueñan sólo de noche." Edgar Allan Poe

http://www.univision.com/uv/video/Ornella-Vanoni-Gino-Paoli-SENZA-FINE/id/18064917

Luis Alcázar dijo...

Sobre todo para ordenar la casa, Quiquín, porque las tareas domésticas no tienen final...

Qué preciosura, don Manuel. Sólo faltaba que Stefania Sandrelli se hubiera sumado a los coros...

Anónimo dijo...

Jodeerrrrr, cómo están las cabezas. Creo que más de uno necesita vacaciones, sobre todo Luiscotecas Alcazarrás.

Luis Alcázar dijo...

Ja, ja, ja. Se nota que a estas alturas de la temporada ya voy con la "reserva", ¿eh?

Anónimo dijo...

Bella canción, bonito post.
Jam

Anónimo dijo...

jajajja
vamos confiese
usted siempre ha deseado ser un macarra romano, con una gran mata de pelo en el pecho y un tono muscular mas viril

Luis Alcázar dijo...

Ja, ja. Anónimo, dentro de mí siempre hay un hombre que está en contra de mí...

Anónimo dijo...

mientras q dentro de ti no haya una mujer en contra de ti...
sería gracioso verte con los tacones el pelo en el pecho y un tono muscular más viril

Luis Alcázar dijo...

¿Transformista dices? ¡Quita, quita!

Anónimo dijo...

vaya si es que eres un romanticon................
Quien te ha robado ese corazoncito?
De vez en cuando es bueno dejarse llevar.........y perseguir los sueños que seriamos sin ellos...verdad? me encanta tu blog.......bss