19 julio 2010

El agua de las gasolineras no se bebe

Entre lo poco gratuito que hoy día se puede hacer está inflar los neumáticos en las gasolineras. No disponía yo aún de mi sencillo utilitario y recuerdo a mi amigo Pérez comprobando la presión de los de su volvo justo antes de que el crack commando partiera hacia Madrid, Valencia, Albacete, Granada, Almería e incluso La Coruña en aquellos inolvidables fines de semana. Ese ritual suponía retrasar el comienzo del viaje, de modo que la presión se la metíamos Giorgio y yo a él. Y no sólo machacándole que el coche se le iba un poco en las curvas... Hasta que un día de la era crackcommandiana leí que el 42% de los coches eran 'bombas rodantes' porque la presión de los neumáticos era inadecuada. Entonces aplaudí la diligencia de mi querido Pérez. Y desde entonces visito periódicamente los manómetros de las estaciones de servicio.
Junto al servicio de inflado suele haber otro de agua. Yo lo suelo utilizar para lavarme las manos después de habérmelas ennegrecido con las gomas, llantas y válvulas. Pero imagino que si está ahí es para algo más que para lo que yo lo utilizo. Hace poco, un panel me ofreció más claves: una, que el agua no es potable (debería figurar en el encabezamiento y con roja llamativa, pero aparece al final, y casi en letra pequeña); otra, que debe introducirse en un recipiente (vamos, que no hay que hacer lo que yo, que abro el grifo y mojo el suelo mientras me lavo).
El caso es que me quedé leyendo las instrucciones. Y hay que ver. Cuántas veces nos quejamos por no recibir suficiente información sobre tantas cosas y, sin embargo, lo detallada que (estilo aparte) es la de cómo se debe abrir un grifo y echar agua en un recipiente. Me imagino al nota redactando el escrito… Bueno, mejor me lo imagino en otra ocasión, que estoy de vacaciones…
Gasolinera de Campoamor (foto: Alcázar)

3 comentarios:

Juanjo dijo...

Querido Luisma, Palma de Mallorca está muy bien pero yo hubiera elegido Menorca como escapada, Mallorca no deja de ser un Benidorm, Menorca es la gran desconocida de las Islas Baleares, aguas azul turquesa, calas alucinantes y un buen yantar y buen libar como diría nuestro buen amigo Perez.
abrazique

Luis Alcázar dijo...

Je, je... Y si me marco una estancia en yate ni te cuento... El año que viene, si Dios quiere, pruebo la opción Menorca.
Abraciques

jose dijo...

El coche no se va en las curvas, fillos!! Jajajaja!! Muy bueno, Luisico